Portada TERRA VENEZUELA > Día de la mujer
 
 
 
 
 
Hemos seleccionado diez de los mejores poemas dedicados a la mujer escritos por nuestros usuarios.

Creación de Dios a la mujer
Julio Cesar Serrano Zavala

Cuan divina es tu obra Oh Dios mío,
tus maravillas y tu poder es en el infinito
al crear a un ser tan perfecto tan divino
y ser compañera mía es lo más querido.

Tus manos tomaron mis costillas
y formaste a una mujer querida
con su figura celestial la creaste
con amor y dulzura fue admirable.

Dios tomó parte de muchas riquezas
formándote hizo una hermosa princesa
la cual Dios admiro su labor
al realizar una hermosa flor como vos.

Ahora doy gracias a Dios por este milagro
de tenerte siempre a mi lado
y veo que desde el principio de la creación
no has cambiado mi dulce amor.

Cuando te encuentre
Adriana Gutierrez

Voy a cruzar el mar,
voy a volar por la ruta que trazó el amor
caminaré por los senderos del destino
y me refugiaré en tus brazos...
cuando por fin te encuentre.

Te miraré a los ojos
y te daré la bienvenida
te besaré en los labios
y sabrás mis secretos y mi vida...
cuando por fin te encuentre.

Miraré el atardecer que nos rodea,
la hierba que se mece con el viento,
las estrellas en el cielo y descubriré
que en ese preciso instante mis ojos brillan más
porque al fin te habré encontrado.

Déjame
Oscar Ruiz - México

Déjame que te diga al oído
Que estoy feliz a tu lado
Que eres lo más soñado
Lo mejor que me ha pasado

Déjame decirte que te amo
Que eres la mujer de mi vida
Que de tu amor soy esclavo
Que eres mi niña querida

Mi princesita de plata
Has llenado mi corazón
Y por ese hermoso cariño
Sueño con todo tu amor

Déjame decirte Amada
Por que quiero que así te sientas
Por que en mi vida enamorada
Quiero que te consientas.


Mujer
Tirso Claros Rojas

Quiso Dios formar
la obra más grande de la creación
y pensando en la ternura que da el amor
dio vida a la mujer
como la más bella y radiante flor.

Resplandece en el jardín
camina silenciosa
iluminando los prados del edén
y dibujando al mundo con su sonrisa.

Una suave caricia
da a sus hijos al nacer
en medio del dolor y la brisa
germina de su vientre un nuevo ser.

Encanto de la vida
agua de fuentes cristalinas
bálsamo del amor
eso eres tú preciosa mujer
beso del Omnipotente
y de su santa bendición.


Mujer... naturalmente
Sarmiento

Dicen que la acuarela es la novia del paisaje
que la mujer, la naturaleza hecha mensaje...

Dicen, que su ternura doblega
que su regazo es reposo, sus labios una colmena
que con dulzura entrega, para hacer de un hombre
un esposo... un colega.

Dicen que la naturaleza es Madre
y que la Madre Mujer
Que la acuarela es la novia del paisaje
que la Mujer su mensaje...

Quisiera poder pintar con vívidos colores
la belleza hecha Mujer, la naturaleza en estado
Mas no creo poder plasmar en papel, pared o lienzo
A quien ya tengo labrada en mi memoria
Y es en todo lo que pienso...


A la mujer
Jairo Oyaga Armenta
La vida es hermosa a pesar de los tropiezos que nos brinda,
igual que la mujer es como una rosa, tierna, delicada y sensual
a pesar de las espinas.

Todas son extraordinarias, nos dan vida, nos hacen sentir felices
y nos cautivan,
aunque algunas nos lastiman.

Somos lo que somos gracias a ellas
que en su plan de madres, hermanas o de hijas,
son los seres más preciosos
que ha creado Dios en sus días.

Y ni qué decir de las esposas o amigas que nos quieren,
nos perdonan y nos miman o, nos recogen, nos amasan
y nos tiran,
somos suyos mientras vivan.
Semejanza
Fernando Cely
Esa mujer
se me parece al viento,
también parece canto,
también parece hierba.
Es algo así
como aire,
es algo así como vida.
Esa mujer
se me parece a todo:
a universo
a luz
a tiempo,
a carne viva...
Esa mujer
se me parece a todo:
a nostalgia,
a lágrima,
¡a locura!

Eva
Omar Vega Sanabia
Mojé la tierra con mis ojos
para hacerte de nuevo en el barro
e inventarte de nuevo a mi imagen
mitigando tu ausencia infinita.

Te hice perfecta
como te vi en la noche:
mujer, diosa
o solo Eva de mi paraíso verde.
Hice todo por verte esta noche.


Déjame
Hernan Mallama Roux

Déjame contagiarte
del mal que consume mis venas
y del insomnio
que se roba mis noches.

Déjame guardar tus sueños
en mi billetera
y pagar con ellos
mis deudas.

Déjame leerte
mujer-poema
y desgajar los versos
que te cubren
para escuchar
los convulsos jadeos
de tu sexo
y tu alma de lejanía
saborear en mi boca.

Mujer de corazón
Domingo Espinosa
Mujer que con tu cadencia y tu carne lozana deshojas como pétalos tu amor y tu frescura, húmeda, perfumada, cual ánfora exquisita, luminosa y espiritual, impregnas de belleza con tu alma de mujer;
mujer niña, mujer moza, mujer maternal.
Loor a ti, creación divina, gozas, sufres, amas, y recibe mi homenaje en este poema hecho con amor y gratitud.